Qué ver en Lecce, la perla de Puglia

De esta preciosa ciudad, al igual que de Roma y Florencia, se dice que es un auténtico museo a cielo abierto. Lecce se sitúa al Sureste de Italia y pertenece a la preciosa región de Apulia (Puglia en italiano). Aunque personalmente no nos gustan esta clase de comparaciones, se la conoce como «la Florencia del Sur», así que ¿Te puedes imaginar entonces cuántas cosas hay que ver en Lecce?

Podemos destacar de ella su patrimonio histórico, artístico y arquitectónico que cuenta con siglos de historia. Además de esto, si como a nosotros te pirra el estilo barroco, te aseguramos que esta ciudad no va a dejarte indiferente. Iglesias, monumentos, edificios espectaculares… pero Lecce no sólo despunta por su estilo sino también por su grandiosa gastronomía y su impresionante mar. A pocos kilómetros de la ciudad se encuentra el llamado «Caribe pugliese», y es que si no lo sabías ¡uno de los mares más hermosos de Italia se encuentra aquí! A la hora de preparar tu viaje, ten muy en cuenta la posibilidad de realizar un viaje por toda la región ¡No te arrepentirás!

Ahora que te hemos puesto los dientes largos con este pequeño aperitivo, iniciamos a descubrirte paso a paso esta espectacular ciudad ¡Sin prisa, pero sin pausa! ¡Vamos allá!

Qué ver en Lecce: Su maravilloso centro histórico

A Lecce se le define como «la señora del barroco«, dado que como descubrirás en cuanto llegues en la ciudad, muchos de sus monumentos y edificios se han realizado en este estilo, y por supuesto, se debe también a la necesidad de nombrarla de forma cariñosa.

A la parte antigua se entra atravesando una de sus puertas. La principal y más antigua es la Porta Napoli, construida en el año 1548 en honor al emperador Carlos V. Desde aquí, se divide en varias calles importantes en las que enseguida verás hermosos edificios y cuidadas tiendas artesanales. Algo que caracteriza mucho a su casco es la piedra leccese. Se trata de una roca calcárea típica de la zona, la cual posee un color amarillo pajizo muy particular. Te recomendamos que camines con la cabeza bien alta, fijándote en cada detalle, puesto que cada construcción es una obra de arte.

Casco histórico de Lecce

Seguro que te interesa saber también algo sobre sus otras dos puertas:

  • Porta San Biagio: fue construida en el 1774, en ella aparece representado sea el escudo de Ferdinando IV di Borbone (Fernando I de las Dos Sicilias) que él de la ciudad y la estatua de San Biagio, del cual adquiere el nombre.
  • Porta Rudiae: se edificó en el 1703 y se la conoce también como Porta Sant’Oronzo, debido a la estatua del protector de la ciudad, que se ubica encima.

Piazza del Duomo

Por si no lo sabías, Lecce tiene un sin fin de lugares que ver, así que busca un alojamiento cómodo ¡porque volverás a él destrozadito!

El lugar más preparado para recibir las visitas de los turistas, es la Piazza del Duomo, puesto que es sin duda el salón más elegante de la ciudad. Además de la Catedral de Lecce, os acogerá el campanario, el Palazzo Vescovile y el Palazzo del Seminario. Debes saber que la plaza posee una única entrada. Antiguamente durante el día se disfrutaba como un patio, mientras por la noche permanecía cerrada con puertas. Las marcas de los portones se pueden ver aún hoy en día.

Una de las experiencias más bonitas que vivir en esta plaza es acudir a ella durante el atardecer. Gracias al sol, el color tan particular de la piedra leccese se intensifica. Tanto así, que llega a brillar, lo que lo convierte en un espectáculo.

Duomo de Lecce: ver la Catedral de Santa Maria de Assunta

Si hay un lugar que obligatoriamente debes visitar en Lecce, ese es su Duomo. Está consagrado a Santa Maria de Assunta y es el núcleo de la vida religiosa. Se construyó en el 1144 y sucesivamente fue reestructurada en el año 1230. Posteriormente, se reformó de nuevo en el 1659.

Una particularidad de la catedral es que posee dos entradas; la principal que se encuentra mirando al Palazzo Vescovile y la secundaria que está dirigida hacia la entrada de la plaza. Por tanto, ten en cuenta que la primera fachada que verás de esta iglesia no es la principal. Ésta se diseñó con las líneas del estilo barroco y posee la estatua de Sant’Oronzo entre las de San Giusto y San Fortunato, copatrones de la ciudad.

Curiosamente, el frente secundario es el más decorado de los dos. En cambio, la fachada principal, que se encuentra «escondida», se caracteriza por poseer las estatuas esculpidas de los santos Gennaro y Ludovico y los apóstoles Pedro y Pablo.

En la parte interna, llama la atención el techo realizado en madera. El interior también es de estilo barroco con decoraciones exuberantes, formas en yeso, suelos de mármol y hasta doce altares generosamente decorados, entre ellos el de la Virgen Assunta realizado en bronce dorado entre otros materiales.

Precios y horarios

El horario de apertura de abril a octubre es de 09:00 a 21:00 horas. En cambio de noviembre a marzo es de 09:00 a 18:00 horas. Si durante la visita a la catedral no quieres coincidir con el momento en el que se está realizando una misa, puedes comprobar aquí los horarios de las mismas.

La entrada a la catedral desde el 2019 ya no es gratuita. Actualmente existen varias modalidades de ticket de acceso, que pueden ser combinados con otras atracciones imprescindibles de la ciudad. A continuación te dejamos un gráfico en el que te indicamos el precio de cada entrada y los monumentos que con ella puedes ver de Lecce.

Precios y entradas a los monumentos

Dado que no tiene un precio exagerado, te recomendamos que adquieras el billete completo. ¡Visita todo lo que Lecce tiene para ofrecerte! Ten en cuenta que existen reducciones para familias, estudiantes o bien, para menores de 18 años.

Para adquirir el billete de entrada puedes hacerlo directamente en la billetería de LeccEclesiae, que se encuentra en la entrada del antiguo seminario, ubicado también en la plaza del Duomo. En caso de que desees realizar la reserva con antelación, entra aquí.

Otros monumentos que ver en la Piazza del Duomo de Lecce

  • Campanario: Al igual que la catedral, el campanario es una obra de Zingarello. Se trata de uno de los más altos de Europa con más de 60 metros de altura divididos en cinco plantas. No es posible subir a él para admirar las vistas aunque según nos contaron, tienen previsto en futuro adecuarlo para permitir a los visitantes la posibilidad de ver las vistas desde su cima.
  • Palazzo Vescovile: El palacio obispal data del siglo XIV. Lo reconocerás enseguida, ya que presenta un pórtico con una hermosa columnata. En la parte más alta del mismo, culmina la obra un reloj, que muestra la hora a los habitantes de la ciudad.
  • Palazzo del Seminario: Construido en el siglo XVII, es uno de los ejemplos del barroco presente en la urbe. De él destacan sus numerosas ventanas decoradas, el balcón sobre la puerta principal y la hermosa terraza. En el pórtico interior, se esconde el famoso pozo del Cino (llamado así porque fue realizado por Giuseppe cino), con su exuberante decoración barroca. A día de hoy es sede del Museo Diocesano di Arte Sacra, de la Biblioteca Innocenziana y del Archivo Histórico Diocesano.
Campanario de Lecce

Basilica di Santa Croce; una de las mayores joyas que ver en Lecce

La Basílica de Santa Croce con el antiguo Convento dei Celestini (que ahora es el Palacio del Gobierno) es uno de los mayores complejos arquitectónicos que podrás ver en Lecce. Pero sobre todo, se trata del edificio barroco más significativo, constituyendo la obra más destacable de este estilo y siendo de este modo el mayor emblema de la ciudad.

Entre los siglos XVI y XVII, los mejores arquitectos salentinos (Riccardi, Penna y Zimbalo) se unieron para realizar esta grandiosa obra maestra. Cuando estés allí ¡verás que el resultado fue espectacular! Nunca antes se habían fusionado tan armónicamente elementos del Renacimiento con otros de estilo barroco. Dado que su construcción duró más de cien años, las tres generaciones de arquitectos que se implicaron en ella, dejaron su impronta en cada uno de los niveles de la fachada.

En la parte inferior se alzan seis columnas lisas con capiteles decorados con leones y mujeres con el dorso desnudo. En el área medio, se escenifican seis figuras humanas intercaladas con siete animales que sujetan la zona superior. Por último, en lo más alto de la fachada, se encuentran entre dos parejas de columnas el escudo de Felipe III de España y las figuras de San Benedetto y San Celestinos. Culminando la obra maestra, verás un espectacular rosetón de inspiración romana. Debes saber también que entre los detalles, aparecen los rostros de los arquitectos (Zimbalo se autorretrata a la izquierda del rosetón). ¡Sin lugar a dudas es un imperdible que ver en Lecce!

La iglesia además posee un encanto especial, llegando incluso a ser misteriosa. Piensa que fue construida sobre una templo ortodoxo. ¡No dejes de visitarlo!

La parte interna es cierto que nos sorprendió menos que la externa, pero claro, hemos visto muchas iglesias, y la verdad no se puede decir que no sea bonita. En cada uno de sus lados se encuentran siete capillas, con sus respectivos altares ricamente decorados, unos más que otros. En total contiene nada más y nada menos que 17 altares en estilo barroco. Además de esto, posee un precioso techo de casetones de madera con partes doradas. Por supuesto, creemos que merece la pena también. Además si has adquirido el billete entero, está incluida en el mismo. Te recordamos que el coste es de 9 €. El horario de acceso también es el mismo que él del Duomo.

Basílica de Santa Croce imprescindible qué ver en Lecce
Fuente: Flickr – Autor: Yellow.Cat

Anfiteatro romano de Lecce ¡Otro imperdible!

Cambiamos de tercio y de la época barroca nos vamos a la romana. Junto al Teatro Romano, del cual te hablamos en el siguiente apartado, se trata del mayor testimonio de este periodo que podrás ver en Lecce. El antiquísimo anfiteatro fue construido entre el siglo I y II d.C. 😮, y se cree que era capaz de reunir hasta 25.000 personas en su interior. Obviamente, este espacio se utilizaba para amenizar a eufóricos espectadores mediante juegos, luchas entre gladiadores y espectáculos teatrales.

Desgraciadamente, la estructura original se sepultó a causa de varios terremotos. ¿Sabes cuándo se descubrió esta maravilla? Pues en los inicios del 1900, durante la construcción del Bando de Italia. Gracias a los trabajos de excavación y reconstrucción, hoy en día es posible ver un tercio del anfiteatro original, aunque es cierto que gran parte del mismo permanece sepultado.

El Anfiteatro de Lecce se ubica en la plaza más representativa de la ciudad, la Piazza Sant’Oronzo. ¡No te preocupes que más adelante te hablamos también de ella! 😉

Ten en cuenta que aún a día de hoy se trabaja en su reestructuración, por ello no se permite el acceso. Por supuesto, desde fuera es posible contemplarlo y te recomendamos que lo hagas ¡es una de las mejores cosas que ver en Lecce!

Anfiteatro romano que ver en Lecce

Teatro romano ¡en Italia la historia no falta!

Se ubica en la calle Via Arte della Cartapesta. Como su predecesor, también es de época romana y fue descubierto en el siglo XIX. En concreto el hallazgo data del año 1929 durante la realización de trabajos en los jardines de dos edificios históricos de la ciudad, el Palazzo D’Arpe y el Palazzo Romano. Se cree que el teatro albergaba hasta unos 5000 espectadores.

Piazza Sant’Oronzo: La plaza principal que debes ver en Lecce

Todos los caminos llevan a la Piazza Sant’Oronzo ¿No era así el dicho, no? Resulta que esta plaza es el corazón de la ciudad, punto de encuentro de sus habitantes y también uno de los lugares más frecuentados por los turistas que acuden para este lugar tan emblemático de Lecce. Gracias a los numerosos bares, cafeterías y tiendas siempre tiene un ambiente muy ameno.

Los edificios que la componen se construyeron entre el Medievo y el siglo XVIII, así que ¿puedes imaginar lo heterogénea que es esta plaza? Lo mejor de todo es que a pesar de la mezcla de estilos éstos conviven de forma armoniosa. Desde el 1656, la plaza tomó el nombre del santo patrón de Lecce. Ésto se debe a que según lo que se cuenta, durante la epidemia de peste que sacudió al Reino de Nápoles, Lecce no sufrió de esta enfermedad, gracias a la mediación de Oronzo, el arzobispo de Lecce. Para agradecérselo los habitantes de la urbe decidieron erigir una columna de unos 30 metros en la que en su punto más alto, se sitúa la estatua del santo. Desde entonces San Oronzo bendice la ciudad desde allí.

La columna no es el único atractivo de esta gran plaza, los restos del anfiteatro romano (del cual te hablamos anteriormente) ocupan también buena parte de ella. Otros de los lugares destacables de este enorme patio es el Palazzo del Seggio conocido también como el Sedile, que fue construido en el 1592 albergando la sede del ayuntamiento, del cual hoy en día, solo queda en pie una especie de gran puerta. También sobresalen las iglesias de San Marco y Santa Maria delle Grazie.

Palazzo del Seggio

Castillo de Carlos V

Cercano a la plaza de Santo Oronzo se encuentra el Castillo de Carlos V. Como indica su nombre, Carlos V ordenó su construcción en el año 1537. La edificación se llevó a cabo sobre una fortificación preexistente del siglo XII, de la cual es posible ver los restos en su patio interior. La fortaleza desempeñó varios papeles a lo largo de los años, en primer lugar, el objetivo fue defender la ciudad. Tras la unificación de estado italianos sirvió como distrito militar. Por último, actualmente ha pasado a ser la sede del Assessorato alla Cultura, un lugar en el que se realizan eventos culturales, muestras de arte, etc. Una de las exposiciones permanentes hace alusión al Museo della Cartapesta, el cual se encuentra también situado aquí.

Es posible visitar este antiguo e histórico castillo entre semanas de 09:00 a 21:00 horas. Los fines de semana y festivos de 09:30 a 21:00 horas. Ten en cuenta que se puede entrar hasta una hora antes de la hora de cierre. Durante los meses de julio y agosto, la fortaleza amplía su horario, pudiendo acceder a él desde las 09:00 hasta las 23:00 horas, todos los días de la semana.

Respecto a la entrada, es posible acceder al complejo en un tour guiado de unos 25 minutos. El recorrido prevé la visita de la Piazza d’Armi, la Sala Maria d’Enghien y la medieval Torre Mozza. El coste de la misma es de 4 € por persona, 2 para menores de 12 años. Ten en cuenta que es necesario realizar la reserva anteriormente.

Nosotros no entramos, así que en este caso no podemos decirte si merece o no la pena. Aunque a juzgar por la historia que posee, seguro que es interesante.

Castillo de Carlos V

Museo Faggiano ¡imprescindible!

Hasta el año 2000 no fue nada más que un edificio privado del centro histórico. En el 2001, gracias a unas obras que se llevaron a cabo, se tuvo que romper el suelo. Del subsuelo de Lecce afloraron diversos hallazgos importantes; Un suelo del siglo V a.C., cisternas para la recolección de agua de lluvia y la recolección del grano, restos en cerámica, entre otras cosas. Además de esto, se descubrió que la casa había sido un convento de monjas, probablemente entre los siglos XVI y XVII.

En el 2007, tras un gran trabajo de restauración, todos estos testimonios se dieron a conocer a la familia Faggiano, propietaria del inmueble. La familia entonces decidió crear el museo, en el cual se recogen más de 2000 años de historia de la ciudad de Lecce, y que tú tienes la posibilidad de ver.

El horario de apertura es todos los días de 09:30 a 20:00 horas. El coste del billete es de 5 € que absolutamente vale la pena pagar.

Museo Sigismondo Castromediano

Se trata del museo más antiguo de la región. Recoge diferentes hallazgos que van desde cerámicas, jarrones, estatuas… varios de los cuales se descubrieron en el anfiteatro romano de la ciudad. Para que te hagas una idea, los restos datan desde el siglo IX a.C. hasta el II d.C. Por si fuera poco, el museo alberga además una biblioteca y una pinacoteca con dos secciones: Una reservada a obras pictóricas del Renacimiento y Barroco, mientras que la segunda custodia lienzos de los mayores artistas salentinos del siglo XIX y XX.

Además, ¡también es un museo gratuito! ¡No olvides que puedes ver esta joya en Lecce! El horario de acceso es de 09:00 a 13:30 y de 14:30 a 19:30 horas.

Otros museos qué ver en Lecce

  • MUST: Museo histórico de la ciudad de Lecce: Si te gusta el arte moderno, seguro que te interesa ver este museo de Lecce. En él se recoge una sección dedicada al arte moderno y contemporáneo. Puedes ver las muestras que se exhiben en el momento de tu visita aquí. Se encuentra en el interior del monasterio de Santa Chiara, adyacente a la iglesia y el antiguo teatro romano. La entrada cuesta 5 € y el horario de apertura es de 9:30 a 13:30 y de 14:30 a 19:30, de lunes a sábado. Cierra los domingos.
  • MUSA: Museo histórico-arqueológico: Un pequeño pero hermoso museo que recoge los hallazgos del pasado desde la Prehistoria hasta el Medioevo, descubiertos en algunas áreas del Salento. En las cinco salas disponibles, podrás recorrer la historia de esta localidad y de la zona, lo que te permitirá entender mejor el pasado de los años en Lecce. ¡Además es un museo completamente gratuito! El horario de acceso es de lunes a viernes de 09:00 a 13:10, exceptuando los martes y jueves que se puede entrar de 09:00 a 13:30 y de 15:00 a 17:30.

Otras iglesias que ver en Lecce

Antiguamente a Lecce se le conocía por la ciudad de las iglesias, gracias a los números edificios sacros que posee y por supuesto a su belleza. Además de las destacadas Catedral de Santa Maria de Assunta y Basílica de Santa Croce, se pueden encontrar unas 40 iglesias más en toda la ciudad. Por este motivo, hemos decidido hablarte un poco más de algunas que destacan particularmente:

Una de las iglesias de la ciudad
  • Chiesa di Santa Chiara: Es una de las más famosas de la ciudad. Construida en el año 1429 por orden del obispo de Lecce. Sin duda es una visita obligada, ya que destaca por su sobrio estilo barroco. ¡No te la pierdas!
  • Chiesa di Sant’Angelo o Santa Maria di Costantinopoli: Se trata de uno de los edificios religiosos más antiguos de la ciudad. De hecho, se cree que fue edificada en el año 1061.
  • Chiesa di San Matteo: Construida entre los años 1667 y 1700, posee una singular fachada curvilínea totalmente barroca y preciosa. En su interior posee varias capillas ricamente decoradas, pero en particular la capilla de San Matteo, que da nombre a la iglesia.
  • Chiesa di San Niccolò dei Greci: La pequeña iglesia, es sin lugar a dudas una de las más hermosas de la ciudad. ¡Así que ya sabes, otro lugar sagrado imprescindible qué ver en Lecce. Construida en el año 1765 en estilo neoclásico, era dedicada a los mercaderes griegos y albaneses que vivían en la ciudad. Todavía hoy en día, se realizan las celebraciones eucarísticas greco-ortodoxas.

Conclusión

Cómo habrás podido comprobar, hay muchísimos lugares qué ver en Lecce. Si te has animado y has decidido visitar pronto la ciudad, no dudes en contarnos qué te ha parecido. Si necesitas cualquier aclaración ¡estamos aquí para ayudarte!

Si te ha gustado este artículo ¡Comparte!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies