Qué ver en Milán: Los lugares imprescindibles

Qué ver en Milán

Milán es un lugar ideal para pasar un fin de semana diferente. Sin duda, la metrópolis milanesa es la ciudad más cosmopolita y enérgica, con muchísimo que ofrecer. Ya no sólo refiriéndonos a sus monumentos más famosos como el Duomo, el Castillo Sforzesco o la Galería Vittorio Emanuele, si no también a la incontable riqueza artística y cultural que esconden sus muchos museos. Algunos ejemplos son la Pinacoteca Brera o la Ambrosiana. Y aún no hemos mencionado el majestuoso «Cenacolo Vinciano», una de las obras más impresionantes de Leonardo Da Vinci. Pero en este articulo de qué ver en Milán, no solo te vamos a enseñar la parte más cultural. Te mostraremos también lugares con mucho ambiente y si eres tan dicharachero como nosotros, te van a encantar.

Antes de comenzar, queremos que sepas que te espera una ruta variada y fuera de lo común. Nos alegraría que te fuese muy útil, si es así, te agradecemos nos lo cuentes en comentarios. Te dejamos información de dónde comer en Milán, ya que es imprescindible probar la gastronomía milanesa. También, te dejamos nuestra ruta de un día en Milán, por si no tienes el tiempo suficiente en la ciudad, y puedas ver lo imprescindible.

Y ahora si, no levantes ni un momento el ojo de la pantalla, que empezamos.

Qué ver en Milán: El Duomo

El Duomo es la estrella principal de la ciudad. Y ya te adelantamos, que no es para menos. De hecho, recuerdo la primera vez que visité Milán, allí por el 2013. Íbamos en el Metro, y yo estaba nerviosisima y muy emocionada. Cuando comenzamos a salir por la boca del metro, y se mostraba ante nosotros tanta perfección… ¡No podía creerlo! Realmente era inmenso e increíblemente bonito. Michele, que ya había estado en Milán, no me había dicho que me lo iba a encontrar justo al salir del metro y fue el mejor regalo que me hizo ese día. Así que te recomendamos que lo hagas de la misma forma. Sentirás lo imponente que es. 

Un poco más de información sobre esta maravilla; Está considerada la tercera iglesia católica más grande del mundo. Se comenzó a construir allá por el año 1386 y se tardó más de 500 años en finalizar. Destaca especialmente el blanco inmaculado del mármol, uno de los materiales utilizados en su construcción. Por último, te contamos una anécdota. Cerca del ingreso, podrás apreciar un reloj solar. Pues bien, es increíblemente preciso, tanto así que se usaba para regular los relojes de la ciudad.

Si la catedral te ha dejado sin palabras, espera a subir a su terraza, que además es un mirador. Podríamos contarte y describirte su belleza, pero en este caso preferimos mantener la incógnita. Si lo haces, nos encantaría que nos cuentes en los comentarios tus sensaciones. 

Super consejo: Si tienes la posibilidad, alójate cerca de esta maravilla. La plaza del Duomo está siempre llena de vida, a cualquier hora del día. Asimismo, el hecho de dormir cerca del Duomo de Milán, es una experiencia inolvidable.

Precios y horarios

Ahora sí, vamos con horarios y precios, en la siguiente imagen te mostramos el coste de las diferentes entradas:

Precios y horarios del Duomo de Milán

Compra los billetes aquí

* El «Scurolo di san Carlo» es la cripta donde se encuentra el mausoleo de cristal de San Carlos Borromeo. No incluido en la entrada sin colas. Los horarios de acceso para ver el interior de la catedral son desde las 08:00 hasta las 19:00 todos los días de la semana, siendo el último ingreso a las 18:10.

Piazza Mercanti

Llamado popularmente el salón medieval. Principalmente, se trata de una de las plazas más hermosas y preciadas de la capital lombarda. Era el antiguo centro de la ciudad y sede del comercio en la Edad Media. De hecho, los milaneses se encontraban entre estas paredes para vender sus productos al detalle y cerrar tratos comerciales. En el interior, podrás apreciar diferentes e históricos edificios, párate y préstales un poco de atención.

  • Palazzo dei Giureconsulti; edificio del siglo XVI con su hermosa Torre di Napo. En su interior alberga diversas áreas de exposición y congresos. Entre ellas, la «sala delle Colonne» o la «Sala Parlamentino» que aún hoy, conserva su decoración original. En la azotea se encuentra la «Sala terrazo» con una vista privilegiada de la catedral. A día de hoy, es un centro de congresos donde se realizan eventos y desfiles. Desgraciadamente solo se puede visitar en estas ocasiones.
  • Palazzo delle Scuole Palatine; Servía como sede de la más prestigiosa escuela superior de la Milán medieval. Muchos estudiosos de la época se han formado o incluso enseñado en estas escuelas. 
  • Palazzo della Ragione; Esta particular edificación con su peculiar color rojizo es conocida también como «Broletto Nuovo». Debe ese tono a que fue construido con ladrillo rojo. En la antigüedad, estaba dedicado a los tribunales de la justicia, en cambio hoy, en el palacio se realizan exposiciones. Por este motivo se ha renovado añadiendo una modernísima escalera.
  • Casa dei PanigarolaEs de estilo gótico y era conocido como el «Palazzo della Congregazione dei Mercanti». Antiguamente escondía la oficina del estudio, donde se registraban y transcribían los decretos ducales. En nuestra última visita, había un restaurante en su interior, pero hemos sabido que ha cerrado. 
  • Loggia degli OsiiErigido en el siglo XIV, desde él los magistrados anunciaban al pueblo edictos y sentencias. Lo hacían desde el pequeño balcón, el cual posee un águila apretando a su presa, símbolo de justicia. Actualmente aloja oficinas, por lo que no se puede visitar.

Sin lugar a dudas, merece acercarse a esta plaza para dar un pequeño salto en la historia de la ciudad.

Plaza Mercanti

Galería Vittorio Emanuele II: Un imprescindible qué ver en Milán

Esta encantadora galería comercial une la plaza del Duomo con la de la Scala. Obviamente, los milaneses la adoran, tanto que entre sus habitantes se conoce como «el salón de Milán».

El estilo de la misma es ecléctico y podrás apreciarlo en sus pilastras y lunetas, típico de la mitad del siglo XIX. Su espectacular techo realizado en hierro y vidrio deja pasar los rayos de luz iluminando de forma cautivadora cada detalle. No dejes de dar un paseo por ella, admirando sus paredes, sus tiendas y sobretodo, a sus ciudadanos caminando de un lado a otro, caóticamente como buena gran ciudad. Ten en cuenta que es un imprescindible qué ver en Milán.

Por si aún no lo sabías, es también el lugar perfecto para ir de compras, aunque no todos los cristianos podemos permitirnoslo. En este lugar, se encuentran algunas de las marcas de moda más exclusivas y prestigiosas. Para ponerte algunos ejemplos, algunas marcas de lujo que puedes encontrar son Prada y Gucci.

Así mismo, no te olvides de acercarte al mosaico del toro retratado en el suelo del pasillo. La antigua tradición milanesa aconseja dar tres vueltas con el talón del pie derecho, sobre los atributos del animal. Ésto, se dice que te aportará buena suerte, así que si además eres supersticioso no lo olvides.

Vittorio Emanuele imprescindible qué ver en Milán

Teatro alla Scala

Se encuentra a escasos pasos de la plaza del Duomo. Como te adelantamos, el teatro está conectado a través de la preciosa galería Vittorio Emanuele. Ahora que ya sabes lo sencillo que es llegar te contamos más datos.

La Scala está considerado como uno de los más prestigiosos teatros de ópera del mundo. Por ello, si eres un apasionado, te recomendamos que adquieras entradas para una de las muchas obras que ofrecen. El precio puede variar desde los 50 € en un lugar con visibilidad reducida hasta los 2500 € por los mejores asientos. Si lo deseas, puedes descubrir el importe de las entradas respecto a la zona en este enlace.

Si no tienes mucho tiempo y no eres particularmente apasionado, te recomendamos centrar tu tiempo en ver otros lugares de Milán.

Quadrilatero d’oro

Como ya sabrás, Milán es la capital de la moda en Europa y en el mundo entero. Pues bien, el cuadrilátero de oro consiste en las cuatro calles que poseen más tiendas lujosas y exclusivas de la urbe. Sus nombres son Via Monte Napoleone, Via della Spiga, Via Alessandro Manzoni y Corso Venecia.

Te animamos a que vayas a descubrirlas, ya que algunos escaparates te dejarán con la boca abierta. Como es de esperar, también es habitual encontrar coches costosos aparcados en estas calles. Quién sabe, quizás te cruces con algún famoso internacional o con alguna blogger de moda como Chiara Ferragni. Mencionar también que estas calles destacan por sus elegantes edificios. Como ves, todo es llamativo, lujoso y exclusivo.

Pinacoteca Brera

Es uno de los museos más importantes, no sólo de la capital lombarda, sino de todo el país. Así que no hace falta decir que lo tienes que ver durante tu visita a Milán ¿Verdad?

La pinacoteca Brera es una galería de arte, la cual alberga piezas realizadas desde la prehistoria hasta la época contemporánea. En ella, por supuesto, podrás admirar todo el esplendor del arte italiano.

El museo está organizado en una única planta y cuenta con 38 salas con exposiciones, entre las cuales podéis admirar cuadros de artistas italianos de la talla de Raffaello, Caravaggio o Tintoretto. Aunque te confesamos que no somos especialmente amantes de este tipo de museos, no podemos negar el incalculable valor cultural que la Pinacoteca Brera ofrece.

Pinacoteca Brera

Precios y horarios

El horario de acceso al museo es de 08:30 a 19:15 de martes a domingo. Antes que nada, debes saber que la taquilla cierra a las 18:40. También, lo encontrarás cerrado el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre.

El importe general de la entrada al museo es de 15 €, pero puedes ver todas las excepciones y reducciones de precio en la página oficial de la Pinacoteca Brera. 

Castillo Sforzesco

Nada más y nada menos que otro de los iconos de la ciudad. ¿Habías oído hablar ya de él? El castillo más emblemático de la capital custodia numeras obras de arte en su interior. De hecho, esta fortaleza alberga varios de los museos más importantes de Milán. Y no sólo por esto es símbolo de la ciudad, sino también por la mucha historia que posee. Simplemente te damos un pequeño dato, fue bombardeado durante la segunda guerra mundial, pero afortunadamente sucesivamente se reconstruyó.

Algunos de los museos que puedes encontrar en su interior son el museo archeologico, con sección egipcia, prehistórica y protohistórica, museo del arte antigua, arte decorativa e incluso el museo de instrumentos musicales. Y por último, el de los muebles y las esculturas de madera. Como no podría ser de otra forma, también posee un área de exposiciones y una pinacoteca.

Además de conocer el castillo para visitar toda la cultura que puede ofrecerte, merece la pena solo por el hecho de ver el interior. Es una preciosa fortaleza, y ya sólo por este motivo es digna de admirar.

Horarios y precios

El horario de apertura del castillo es desde las 07:00 de la mañana hasta las 19:30 de lunes a domingo. Los museos en su interior están cerrados al público los lunes. Si quieres visitarlos, el horario es desde las 09:00 hasta las 17:30, con última entrada a las 17:00 para quién ya posee el billete de entrada.

La billeteria abre desde las 09:00 hasta las 16:30. Principalmente, te aconsejamos ir a primera hora del día para evitar las grandes masas. El precio del billete es de 10 € (excepto el primer domingo del mes que es de 5 €). Y con él tienes derecho a acceder a todos los museos y las muestras «Leonardo nunca visto».

Si tienes la suerte de visitar la ciudadela durante el primero y tercer martes del mes, ten en cuenta que la entrada es gratuita a partir de las 14:00 de la tarde. Si quieres más información respecto a reducciones y excepciones del billete visita su web oficial.

En resumen, si te parece interesante cualquiera de sus museos, merece la pena adquirir la entrada. Por el contrario, si simplemente tienes curiosidad por ver su interior, recuerda que en este caso el acceso es gratuito.

qué ver en Milán; Castillo Sforzesco

Parque Sempione y Arco de la paz

Detrás del mencionado castillo Sforzesco, encontrarás el pulmón verde de Milán, Sempione. Pues bien, se trata del parque público más grande, así que es ideal para pasear o por qué no, hacer un picnic.

Delante del mismo, se encuentra uno de nuestros monumentos favoritos de la capital de Lombardía, el Arco de la paz. Que no es otra cosa que un fantástico Arco de triunfo, que además, bajo nuestro punto de vista, guarda grandes similitudes con la Puerta de Brandenburgo de Berlín, aunque de dimensiones mucho menores.

Te recomendamos incluir este lugar casi de forma obligatoria en tu lista de qué ver en Milán. ¡No te arrepentirás!

Iglesia Santa Maria delle Grazie

Se encuentra muy cerca del parque Sempione y a unos 20 minutos del Duomo. A pesar de que no es uno de los monumentos con más renombre de la ciudad, esconde uno de los mayores tesoros de la historia del arte.

Nada más y nada menos que un fresco que fue pintado por Leonardo Da Vinci entre los años 1495 y 1497. Si, hablamos de «La última cena» y seguro que estás de acuerdo con nosotros en que bien merece la pena una visita. La famosa creación del tan bien valorado artista, Leonardo Da Vinci, fue declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO en el año 1980. Ya sólo por este motivo, lo consideramos un imprescindible qué ver en Milán ¿No crees?

Horarios y precios

Sin duda, para poder ver esta obra histórica, es necesario reservar con varios meses de antelación. El paso del tiempo comienza a notarse en el fresco, principalmente por su antigüedad, las guerras y la cantidad de visitas diarias. Desde su última restauración han intentado retardar su deterioro, limitando la cantidad de visitas diarias. Te recomendamos que reserves cuanto antes aquí.

El horario en el que puedes realizar la reserva es desde las 08:30 hasta las 17:30. Las entradas se compran de forma combinada con la pinacoteca Brera o con la Ambrosiana. Los precios de las entradas son de 44 y 40,50 euros respectivamente.

En alternativa, puedes reservar una visita guiada por un importe de 45 €. Sólo en este caso, estás comprado la visita guiada a la obra de Da Vinci y no a los museos mencionados anteriormente.

Iglesia de San Maurizio al Monastero Maggiore

Comúnmente conocida como «la Capilla Sixtina Milanesa«. Aunque quizás ya te haces una idea del por qué, queremos darte un adelanto. En primer lugar, el interior de esta iglesia está pintado en su totalidad con frescos, cubriendo de esta manera cada ángulo del conjunto. ¿Puedes imaginar la gama de colores que esconde en su interior? Espero que te hayamos convencido y por supuerto, lo incluyas en tu itinerario de qué ver en Milán.

Basílica de San Ambrosio

En nuestro caso no es que seamos muy devotos, pero es cierto que normalmente los edificios religiosos esconden verdaderas obras de arte en su interior. Por ello, te estamos recomendando otro lugar eclesiástico. 

La basílica es una estructura de estilo románico-bizantino que fue destruida durante los bombardeos en la segunda guerra mundial. Aún a día de hoy, conserva en buen estado algunos de sus mosaicos bizantinos originales. Si te gusta la historia y además quieres conocer los lugares más importantes de la ciudad, no saltes este punto. Si prefieres ver lugares diferentes y que destaquen más por su belleza, o bien, no posees mucho tiempo en la ciudad, esta sería una de las paradas que podrías «sacrificar».

Basílica de Sant Ambroggio

Columnas de San Lorenzo

Uno de los mayores puntos de encuentro de los habitantes de Milán, ya que a menudo las pandillas de jóvenes y no tan jóvenes quedan en este lugar. Por este motivo, es uno de los puntos de partida de «la movida milanesa«. Y sí, por fin empezamos con lo que nos gusta a nosotros, la juerga. Nos apuntamos a un bombardeo, así que si eres de los nuestros, pásate por aquí para ver de cerca la vida de esta gran ciudad. O por qué no, para pasar un rato divertido y conocer lo que Milán tiene que ofrecerte.

Navigli; un imprescindible qué ver en Milán

Es una zona caracterizada por la presencia de canales. Aunque antiguamente eran muchos, a día de hoy sólo han sobrevivido tres de ellos; el canal della Martesana, el Grande y el Pavese, siendo estos dos últimos la espina dorsal del conocido barrio. En el naviglio Grande destacan algunos de sus puentes peatonales de hierro y el «Vicolo dei Lavandai«. Este es un rincón muy pintoresco, en el que antiguamente las mujeres acudían a lavar sus ropas. Además de ser famoso por lo anterior, lo es por su ambiente. Pues es el lugar perfecto para un aperitivo, donde se comienzan las fiestas entre los ciudadanos de Milán.

También hemos de decir, que es uno de los lugares más románticos de la ciudad y te lo contamos por propia experiencia. No puedes dejar de venir a pasar alguna tarde, es nuestra zona favorita, así que no te lo pierdas. A partir de las 19 de la tarde, la hora del aperitivo por excelencia, comienzan a llenarse los alrededores del canal Grande. Cada esquina se abarrota de gente y barullo, hasta artistas callejeros tocando su música entre corrillos de personas disfrutando. Sin duda un imprescindible qué ver en Milán.

Navigli; imprescindible qué ver en Milán

Estación Central

Si eres como nosotros y te encanta ver edificios y monumentos bonitos y con história, seguro que te gustará descubrir la Estación Central de Milán. Un edificio que no te dejará indiferente gracias a su particular arquitectura. En su exterior, cabe destacar las estatuas, con sus propias historias y simbologías. Y en su interior, tristemente debemos recordar que el andén 21 es el lugar de partida desde donde se deportaron a centenares de personas durante la segunda guerra mundial.

Bosco Verticale

El bosque vertical está reconocido como el rascacielos más bonito del mundo. La obra consta de dos edificios, uno de 75 y otro de 100 metros de altura. Su particularidad es que están rodeados de forma vertical por más de 2000 árboles, plantas y arbustos. ¿Entiendes ahora la provenienza de su nombre, verdad?

Como cotilleo, te contamos que vivir en uno de estos edificios es de lo más chic de Milán. Algunos de los inquilinos más famosos son jugadores de fútbol de la liga italiana, rapperos, estilistas de moda y dirigentes de importantes empresas, como por ejemplo Allianz. 

Ya sabes, si quieres ver un lugar único y particular en Milán, no te lo pierdas.

Piazza Gae Aulenti

Además de este particular rascacielos, en las inmediaciones del Bosco Verticale, puedes ver otras grandes construcciones. La futurista plaza es la espina dorsal de la zona, que además sirve de punto de encuentro entre el casco histórico y la zona financiera. Dicha plaza, comparte fama con el famoso rascacielos, gracias a que ha sido premiada por el instituto Landscape. El galardón ha sido entregado por ser una de las plazas más bonitas del mundo en términos de innovación y tutela del ambiente.

Cementerio monumental

Es uno de los lugares que comienzan a ser más visitados por los turistas y la verdad que no es de extrañar. Posee una particular y diversa mezcla de estilos arquitectónicos repartidos en más de 250000 metros cuadrados. Además de que en sus entrañas están sepultadas personas que han hecho historia en Italia, ya sea de forma política, artística o literaria. 

Se puede acceder a él de martes a domingo desde las 08:00 de la mañana hasta las 18:00 de la tarde. La entrada es gratuita.

Qué ver en Milán; El barrio de Chinatown

Cada gran ciudad del mundo posee su particular Chinatown y la de Milán no nos encontramos ante una excepción. Formalmente se le llama Barrio Sarpi, pero dada la concentración de personas de la comunidad China, el nombre ha cambiado. A día de hoy, viven aproximadamente unos 27000 Chinos. Como anécdota, te contamos que el primer grupo de personas que llegó a la capital milanesa, provenían de Zhejiang. Pues bien, en la actualidad, el 90 % de la comunidad pertenece a esta provincia. ¿No me digáis que no es curioso? Parece ser que la capital económica les enamoró y fueron corriendo la voz.

Integrado perfectamente en la vida de esta gran urbe, te permitirá descubrir los colores, olores y sabores más orientales. La «via Paolo Sarpi» es el corazón de Chinatown. Lo primero que debés hacer es pasear por sus calles más importantes, su arteria principal y Via Canonica y Bramante. No olvides prestar especial atención a sus numerosas tiendas y a sus supermercados y restaurantes típicos. Los detalles de farolillos rojos y carteles escritos en chino, te transportarán al continente asiático. Si además tu visita coincide con el Año Nuevo Chino, no puedes perderte su particular desfile. Únete a la fiesta y siente en vivo cada celebración.

Chinatown

Si lo deseas, puedes pasar por el Oriental Mall. Es un centro comercial de cinco plantas en el que encontrar cualquier particularidad asiática. Pero no es uno cualquiera, se trata del más grande de Italia. 

Te recomendamos esta visita, en el caso de que tengas tiempo suficiente. Ya que aunque es una zona muy particular, no es uno de los barrios chinos más grandes. Sus dimensiones no son ni mucho menos comparables al de Nueva York ni al de Londres. Pero esto no quiere decir que no sea un lugar realmente peculiar.

City Life Shopping District

Se trata de una de las zonas que más ha evolucionado. Poco a poco se han visto emerger grandes edificios, lo que está transformando por completo el skyline. Milán también quiere (y puede) ser una megaciudad, pero sin perder su elegancia italiana. Además de edificios residenciales, este área está rodeada por un gran parque y sus principales protagonistas son:

  • La torre Unicredit, famosa por sus 231 metros acabados en forma de aguja. Es el rascacielos más alto de Italia. Sus infinitas ventanas en vidrio reflejan cada destello y sombra del cielo. Ideal para visitar al atardecer. 
  • Las tres torres nominadas con el nombre de su creador:
    • La Torre Isozaki, ascensores panorámicos recorren sus 209 metros de altura. En él, se encuentran las oficinas de la compañía de seguros alemana Allianz. Conocido como «el derecho».
    • La Torre Hadid acoge al Grupo Generali y se reconoce por su particular torsión. Nominado como «el torcido».
    • La Torre Libeskind al momento está aún en construcción y completará este trío de particulares edificios. Gracias a su forma arqueada se le llama «el curvado».

A esta nueva área se la conoce como el distrito de las compras. Es el más grande emplazamiento urbano de Italia dedicado al comercio. Un lugar especial también por su gran oferta de ocio. Así que si te gustan los grandes edificios y quieres aprovechar la visita para ir de shopping, es un must.

Street art 

Aunque no sea una ciudad muy renombrada en cuanto a su street art, lo cierto es que es una verdadera pasada. Para nosotros, uno de los lugares con murales más alucinantes que hemos visto. Así que os animamos a incluirlo en las cosas qué ver en Milán.

Las diferentes obras de arte urbana se encuentran dispersas por toda la ciudad, pero en concreto en el hipódromo de San Siro. Rodeando el llamado Ippodromo del Galoppodispones de más de 3 kilómetros de paredes completamente llenas de graffitis. En concreto, las calles Via Diomede y Viale Caprilli.

No lo pienses y si te apasiona este tipo de expresión artística, piérdete y redescubre Milán a través de sus murales y graffitis.

Street art de Milán

Conclusión

Esperamos que te haya gustado el post, pero sobretodo que te sea muy útil en tu viaje. Si tienes cualquier consulta, no dudes en dejarnos un comentario, estaremos encantados de leerlo y responder. O quizás, has descubierto un nuevo rincón que ver en Milán o tienes cualquier sugerencia, hazlo también ¡Nos ayudas muchísimo! Para continuar con la lectura, te dejamos dos artículos de Milán que quizás te interesen; dónde dormir y como alcanzar la ciudad.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies