Qué ver en Nápoles: Descubre la esencia de la ciudad

Nápoles es una metrópolis que no deja indiferente a nadie. Quién sabe, ¿será por su inigualable gastronomía? ¿O quizás se debe a la atmósfera especial y diferente de esta ciudad? Sea por lo que sea, trataremos de mostrarte su esencia única. En este artículo vas a descubrir varios lugares qué ver en Nápoles, para que organices de la mejor manera tu viaje. Como siempre, trataremos de salirnos de las listas habituales, mostrándote lugares menos comunes, de esos que sólo los locales saben recomendarte.

A modo resumen, te adelantamos que es una de esas ciudades que muchos aman, pero también otros tantos odian. Un poco caótica, a veces algo sucia y desordenada pero a la vez hermosa, un verdadero teatro a tu disposición.

Si dispones de tiempo suficiente, anímate a conocer algunos lugares cercanos. Por ejemplo, Pompeya o algunas de las islas más hermosas de Italia: Capri, Ischia y Procida.

Qué ver en Nápoles

Spaccanapoli; Imprescindible que ver en Nápoles

Spaccanapoli, lo que en español significa «Rompe Nápoles». Con este inicio, seguro que estás pensando que esta ciudad promete ¿verdad? Pues no te equivocas. ¿Y a que se le llama Spaccanapoli? Pues a las calles del casco histórico de Nápoles. En concreto la estrecha y peculiar via Benedetto Croce.

Esta peculiar avenida comienza en via Toledo en el barrio español y se extiende por más de dos kilómetros hasta llegar a Forcella. Su función principal era dividir el centro histórico en dos partes, pero no sólo es eso, es el corazón palpitante de la ciudad. El lugar ideal donde sentir la vida cotidiana de los napolitanos. La Nápoles verdadera, la real. Aquí, comenzarás a entender esa esencia de la que te hablábamos al inicio.

En esta estrecha calle, es común ver varias tiendas, restaurantes, bares… Siempre llenos de sus gentes. Los muros de las fachadas son decadentes y sobre decorados con graffitis, viejos carteles, escritas y pintarrajeos varios. Otra de las decoraciones más típicas que encontraras en la calle son las lámparas de alumbrado público, colgando de lado a lado de los edificios. También es habitual encontrar niños corriendo despreocupados, tríos de adolescentes en moto o vecinas hablando a gritos de ventana a ventana.

Si una palabra define esta zona, esa es autenticidad, por lo que tienes que perderte en ella. Te recomendamos que lo hagas cuando hay más gente en la calle, ya que es una zona en la que no debes tener miedo, pero si elevar la precaución. Ten en cuenta, que es una zona muy turística, sobre todo porque esta zona goza de una amplia gama en restauración.

Por último, te recomendamos visitar también las calles perpendiculares. Explorar al máximo esta zona, ya que es una de las más especiales que ver en Nápoles.

Spaccanapoli
Calles de Nápoles

Bar Nilo

El Bar Nilo, famoso por su devoción hacia el futbolista Maradona, se encuentra también en este barrio. ¿Sabías que incluso poseen un altar dedicado al Dios del futbol? Pero, este local no debe sólo su fama al futbolista, sino también a su café, del cual dicen que es el mejor de Nápoles.

Aunque añadieron un nuevo santo, San Higuaín, pronto se le retiró del altar. Ambos futbolistas argentinos han llevado la camiseta del Napoli con orgullo y pasión, pero a Higuaín se le considera un traidor por cambiar el escudo por el de la Juventus.

Qué ver: La catedral de Nápoles

El Duomo de Nápoles, un templo gótico dedicado a Santa Maria Assunta que data del siglo XIII. Seguro que la fachada llama tu atención, ya que mide unos 50 metros de altura. En las naves laterales de la catedral existen varias capillas, en las que destacan:

  • Capilla de Santa Restituta: Alberga importantes obras de Luca Giordano, conocido en españa como Lucas Jordán. También posee el acceso al baptisterio di San Giovanni, considerado el más antiguo de Oriente.
  • Capilla del tesoro de San Gennaro: Originaria de la primera mitad del siglo XVII. Es realmente fantástica, gracias a sus impresionantes y coloridos frescos. Por supuesto, una parada obligatoria en tu viaje. Es posible visitar el Tesoro di San Gennaro, dónde se encuentran varias reliquias importantes como el busto de plata de San Gennaro. Por si no lo sabías, este santo es el patrón de la ciudad y no imaginas la fiesta que se organiza todos los años en su honor.
Qué ver en Nápoles: Catedral
Duomo de Nápoles

En esta catedral, además, se guardan en unas cápsulas, la sangre del patrón de la ciudad. El horario de acceso es de 08:00 a 12:30 y de 16:30 a 19:00. La entrada al Duomo de Nápoles es gratuita, mientras que el ticket para el baptisterio tiene un coste de 1,50 €. Sin duda, por el precio que tiene, recomendamos su visita. El baptisterio data del siglo IV y presenta aún, a día de hoy, impresionantes mosaicos en su techo.

Curiosidad sobre San Gennaro

Para entender la conexión que existe entre los napolitanos y su patrón, hay que asistir al «Milagro de San Gennaro», que consiste en la licuación de la sangre del Santo, que se custodia en el interior de una ampolla. Esta ceremonia tiene lugar tres veces al años: El primer domingo de mayo, el 19 de septiembre y el 16 de diciembre.

Capilla de San Severo

Un lugar que absolutamente debes incluir en tu lista de lugares que ver en Nápoles. Aún recuerdo cuando en nuestra visita, nuestra amiga Claudia nos habló de esta capilla y sobre todo, sobre la increíble obra que esconde en su interior. Claudia, napolitana de origen y de corazón, nos llevó casi obligados a ver esta obra ¡y menos mal que lo hizo!

Antes de hablaros de la obra maestra que alberga, tenemos que decir que el interior de esta iglesia también es digna de tu atención. Las esculturas, las hermosas paredes y los frescos del techo, no olvides detenerte para admirarlos.

Qué ver en Nápoles: El cristo velato

Aunque seguro que ya has oído hablar de esta magnífica obra de Giuseppe Sanmartino, trataremos de explicarte un poco más de ella y de su importancia.

La escultura fue realizada en el año 1753 y la reconocerás enseguida, ya que se muestra majestuosa en el centro del museo. La obra es realmente impactante, ya que muestra en mármol esculpido y a tamaño real, la figura de Jesucristo postrado. Lo más particular de la estatua es que está cubierto con un velo «transparente», también realizado en mármol. ¿Puedes imaginar un velo transparente realizado en mármol? La verdad que es realmente complicado, pero misteriosamente el artista lo logró.

Aún hoy en día, se oyen voces que dicen que el velo en realidad era de algún tejido y que se fue transformado en piedra gracias a un preparado líquido de un famoso alquimista.

Precios y horarios

El precio de la entrada es de 8 € por persona. Probablemente, el coste del billete te parezca algo exagerado, pero te prometemos que merecerá la pena. El horario de apertura es de 09:00 a 19:00 horas todos los días, excepto los sábados de abril a diciembre que cierra a las 20:30. Ten en cuenta que el museo cierra media hora antes. El billete se adquiere directamente en la boletería del museo.

Por último, debes saber que no está permitido hacer fotografías. Si en algún momento se te pasa por la mente, ten en cuenta que hay varias personas que controlan exactamente esto. Ya te avisamos que se enfadan y mucho en caso de pillar a alguien. ¡Pero tranquilo que no es nuestro caso! Verlo por primera vez en vivo y en directo es mucho mejor que cualquier fotografía.

Claustro de Santa Chiara

El claustro de Santa Chiara, pertenece a un complejo monumental que fue construido durante los años 1310-1340 por orden del Rey Robert D’Angiò. Y además, es un lugar imprescindible qué ver en Nápoles.

Claustro de Santa Chiara en Nápoles
Nosotros en el Claustro de Santa Chiara

El lugar es de indudable belleza, donde se puede realizar un recorrido por los varios pórticos decorados con frescos, te aportará paz y relajación. Un auténtico oasis de paz en medio de la caótica Nápoles.

En el interior del claustro, hay un bonito y verde jardín, que te asombrará por lo bien cuidado que está. Los naranjos con frutos se funden en el paisaje, aportando más color aún si cabe al lugar. La parte central del mismo, se divide en cuatro partes mediante 64 pilares y varios bancos. Las columnas están adornadas con mayólica pintada a mano. La mayólica es el nombre que se le da a la decoración cerámica sobre loza. El nombre viene del Renacimiento.

Las decoraciones armonizan el resto del conjunto, gracias a las tonalidades y colores utilizados. Principalmente son elementos naturales como plantas, flores o frutas, pero también aparecen diferentes escenas de la vida cotidiana de la época. Así que pasear por los caminos de este claustro es una maravilla.

Precios y horarios

El coste del billete normal es de 6 €, 4,50 € para el ticket reducido y 3,50 € para menores de 6 años. La entrada reducida es para mayores de 65 años, grupos de más de 25 personas y estudiantes y profesores (ambos con documento acreditativo).

El horario de acceso es de lunes a sábado de 09:30 a 17:30. Los domingos en cambio abre a las 10:00 y cierra a las 14:30. Recuerda que el último ingreso se permite hasta 30 minutos antes del horario de cierre.

Quartieri Spagnoli: Imprescindible qué ver en Napoles

Quartieri Spagnoli
Quartieri Spagnoli Fuente: Flickr – Autor: Alberto Alba

A los pies de la larga calle comercial via Toledo, se abre paso el peculiar y emblemático barrio nominado Quartieri Spagnoli. En español, literalmente significa «barrios españoles», y existe un por qué de este nombre.

Este particular barrio nació en el periodo en el que los españoles dominaron Nápoles. Durante la época se propuso encontrar un lugar donde alojar a los numerosos militares presentes en la ciudad. El lugar elegido fue Quartieri Spagnoli. Es por esto que el esquema urbanístico que se realizó está compuesto por estrechas vías, edificios altos con pequeños apartamentos, que en su día estaban destinados a ser simplemente habitaciones.

El barrio tuvo muy mala fama desde el inicio. De hecho, se dice que los soldados buscaban diversión y que cometieron muchos delitos y abusos. Hoy en día, afortunadamente, esta parte de Nápoles no tiene nada que ver con lo que se cuenta de su pasado. Aunque es cierto que aún hoy es conocido como un lugar algo peligroso. Simplemente hay que tener un poco más de atención a la hora de visitarlo.

Nuestra experiencia en el barrio

Cuando visitamos este barrio, nos pareció uno de los lugares más auténticos que hemos visto nunca. Si decides adentrarte por sus estrechas calles, lo que verás es un paisaje totalmente cotidiano. Vecinos hablando desde sus ventanas, colorida ropa tendida en el exterior de cada casa y varias escenas que te harán enamorar del lugar. Nosotros recordamos una en particular, en la que una anciana tiraba una cesta atada con una cuerda por la ventana. En la calle, le esperaba una joven, que rellenaba la cesta con pan fresco y el cambio de la compra. Quizás pienses que es una tontería, pero a nosotros nos trasladó a otra época, ya que este tipo de escenas es difícil de verlas hoy en día.

Nuestra visita por el barrio se desarrolló sin ningún problema, y no tuvimos en ningún momento sensación de peligro o inseguridad. Pero siempre es mejor ir precavido, así que queremos darte algunas pautas para asegurarte una tranquila visita por esta área de la ciudad.

Consejos para una visita segura

  • Pasea por las calles sin mostrar objetos de valor. Por ejemplo, evita enseñar ostentosas cámaras o teléfonos móviles. El mismo consejo se aplica a relojes de marcas caras, incluso si son imitaciones o guardan parecido con alguna marca de renombre.
  • Lleva controladas mochilas o bolsos, mantenlos cerrados y siempre a la vista. ¡Lo mismo para las carteras, siempre controladas!
  • En general, presta el mismo cuidado tal y como lo harías en cualquier grande ciudad. Simplemente un poco más de atención y listo.
  • ¡Disfruta de lo que el barrio tiene para ofrecer!

Para nosotros es una visita imprescindible qué ver en Nápoles, así que hazte un favor y no te lo saltes por miedo.

Imprescindible qué ver en Nápoles
Quartieri Spagnoli de Nápoles Fuente: Flickr – Autor: La Gaveta Voladora

Qué ver en los alrededores de Quartieri Spagnoli de Nápoles

Queremos mostraros otros lugares que ver dentro del barrio español de Nápoles. En ellos, hay más afluencia de personas y turistas y puedes caminar más relajado que en el resto de la zona. Aunque como te decíamos siempre hay que estar alerta, como en cualquier ciudad del mundo. ¡Apunta estos lugares y no te los pierdas!

  • Via Toledo: Es una de las calles más importantes de Parténope, y debes saber que no hay visita a Nápoles sin ver este lugar. En aproximadamente un kilómetro y medio de longitud, puedes descubrir varios lugares de interés. Plazas, iglesias, edificios históricos y sobre todo, vida, mucha vida. Si deseas ir de compras, sin duda es el lugar ideal para hacerlo. ¡Prepara la cartera! Esta calle está llenita de tiendas de todo tipo.
  • Estación de Metro Toledo: ¡Otra parada obligada en esta vía! Es el lugar ideal para ver una obra de arte moderno. ¡Una pasada!
  • Via Tribunali: Se sitúa a pocos pasos del Duomo y en ella encontrarás los lugares más representativos y característicos de la Nápoles popular. Desde importantes iglesias, pasando por la «Nápoles subterránea» (de la cual te hablamos en esta lista) hasta llegar a algunas de las pizzerías más famosas de la ciudad; Gino Sorbillo o Di Matteo.

Otras calles que ver en el casco histórico de Nápoles

Para no alargarnos demasiado, queremos mencionarte algunos lugares que visitar dentro del centro histórico de la ciudad. Que si no lo sabes, se trata del más grande de Europa, y es patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Estos emplazamientos son imprescindibles si quieres vivir la esencia de Nápoles:

  • Piazza Trieste e Trento: Es una gran plaza que posee una peculiar forma irregular. Forma parte del centro neurálgico y desde aquí puedes visitar algunos de los lugares citados en este artículo.
  • Piazza Dante: Se encuentra al inicio de la via Toledo desde dónde se accede a través de la antigua puerta de la ciudad Port’Alba. Obviamente es una gran plaza con hermosos y antiguos edificios, llena de movimiento.
  • Via Costantinopoli y Piazza Bellini: Es el lugar de encuentro de jóvenes y universitarios por la noche. Tanto la calle via Costantinopoli como la plaza Bellini poseen elegantes edificios, varios locales como bares, cafeterías y antiguos restaurantes. Una parte de la ciudad llena de ambiente y también lugar ideal para tomar algo y simplemente ver la vida pasar.

Mercato Pignasecca

Está claro que no podía faltar un mercado en una ciudad tan auténtica. Te resultará extraño, pero es uno de los lugares que más nos marcó y por ello, le guardamos un cariño especial. Así que no olvides ver este mercado durante tu visita a Nápoles. Además se trata del más antiguo de la ciudad.

¿Y qué tiene de especial? Pues su autenticidad, colorido y encanto. Encontrarás riquísima comida, pescado fresco a pleno sol y napolitanos vendiendo su género a grito pelado. Si te apetece probar algo de la comida napolitana es el lugar ideal, ya que además no es nada turístico. Como ves, es un pintoresco paseo en el tiempo que no te puedes perder. ¿No crees que hoy en día es muy complicado ver un mercado con estas características?

El mercado comienza bien pronto por la mañana y finaliza todos los días a las 20:00 de la tarde.

Galería Umberto I

Si conoces la ciudad de Milán, seguro que este lugar te trae recuerdos, puesto que guarda grandes similitudes con la galería Vittorio Emanuele II. De hecho, podemos decir que ambas son las más populares del país. Ésta. fue construida entre los años 1887 y 1890, por orden del Rey Umberto I.

Se trata también de una galería comercial, la cual está llena de bares y tiendas. Otro de los denominadores comunes es su maravilloso techo, realizado en vidrio y metal. Si tienes tiempo suficiente, te recomendamos que pases a verlo.

Galería Umberto I
Galería Umberto I

Teatro San Carlo

Para los amantes del arte y la cultura, no puede faltar una visita al Teatro San Carlo. Se trata de un teatro lírico, y es uno de los más famosos y prestigiosos del mundo. Además de esto, posee el título del teatro de ópera más antiguo del mundo aún activo. Fue construido en el año 1737 por voluntad del Rey Carlos III de Borbón, que deseaba convertir Nápoles en una gran capital europea. También es el más grande de Italia, de hecho, puede acoger a más de 1300 espectadores en sus más de 180 palcos. Supongo que con lo que te hemos contado puedes imaginar la grandeza y majestuosidad del lugar ¿no?

Precios y horarios

Si deseas asistir a alguna de sus maravillosas obras, puedes adquirir aquí tus entradas. Si prefieres ver simplemente las instalaciones, es posible realizar una visita guiada en inglés o italiano. En lengua italiana, hay varios pases diarios; Cada 30 minutos desde las 10:30 hasta las 16:30, con un parón de 12:30 a 14:30. Para asistir a una visita en inglés puedes hacerlo a las 11:00, 13:00, 15:30 y 17:00 horas. Se recomienda reservar con antelación la visita.

El coste de la visita es de 9 €, 4 € para menores de 30 años o mayores de 60, y 4 € para menores de 10 años. Existe un pase para familias por 24 €, válido para 2 adultos más 2 menores de 18 años.

Teatro San Carlo
Teatro San Carlo de Nápoles

Plaza Plebiscito: Imprescindible qué ver en Nápoles

Si existe un símbolo que ver en la ciudad de Nápoles ese es la Piazza Plebiscito. Se trata de una inmensa y majestuosa plaza peatonal, aunque no siempre fue así, ya que en los ’90 el tráfico formaba parte del paisaje. Hoy en día, es punto de encuentro de los napolitanos, dónde se realizan también conciertos, manifestaciones y varios eventos al aire libre. Cómo no podía ser de otra forma, es uno de los lugares dónde numerosos turistas se agolpan para disfrutar del ambiente que posee.

La plaza, de unos 25.000 metros cuadrados, está delimitada por varios monumentos, con una particular y hermosa arquitectura. Destaca la columnata de estilo neoclásico de la iglesia de San Francesco di Paola. Además de esta podras ver los siguientes edificios; la Prefettura, el Palazzo Salerno y el Palazzo Reale .

Basílica de San Francesco di Paola

La iglesia se construyó en el año 1817 por el Rey Fernando I de Borbón, gracias a la reconquista del Reino. Lo más característico de esta peculiar iglesia es su pórtico principal, precedido por seis grandes columnas jónicas. Éstas, están coronadas por un frontón, diseñado para sostener las estatuas de San Francesco di Paola y San Ferdinando di Castiglia. Además de ésto, destaca la hermosa columnata a forma de media luna que hay a ambos lados.

En su interior, destaca el cuerpo central, que posee suelos con diseños geométricos realizados en mármol. Dentro de la basílica también encontrarás columnas, nada más y nada menos que 34. Obviamente es otro de los elementos del interior que llaman la atención. Por no hablar de la gran cúpula: dadas sus dimensiones, no te dejará indiferente.

El horario de acceso a la basílica es todos los días de 08:30 a 19:30. La entrada es gratuita.

Nosotros en la Plaza Plebiscito

Palazzo Reale

El Palazzo Reale de Nápoles fue fundado en el año 1600. Fue residencia real de los virreyes españoles y posteriormente y durante más de 100 años, de la dinastía Borbón. Tras la unificación italiana pasó a manos de los Saboya, quienes cedieron el palacio al Estado en el año 1919. Desde entonces, el edificio se abrió al público. La mitad oeste pasó a ser el museo del apartamento real y el lado este se convirtió en las sede de la Biblioteca Nacional.

La larga fachada destaca por las numerosas ventanas que posee, pero también por la presencia de ocho célebres estatuas. Éstas, fueron colocadas ahí por orden del rey Umberto I de Savoia en 1888 y se trata de todos los soberanos que reinaron en la ciudad de Nápoles. Están puestos en orden cronológico con la intención de excluir a los reyes de la dinastía Borbón.

Te aconsejamos que visites el interior del palacio, ya que es de los lugares más hermosos y con más historia que puedes ver en Nápoles. Dentro, existen diversas salas dignas de tu atención. El Teatrino di Corte, la Sala del Trono, la Sala de Maria Cristina di Savoia, la impresionante escalera monumental o la capilla Real dell’Assunta.

Por último, merece mucho la pena dar un paseo por los patios del palacio y jardines (Cortile d’Onore, Giardini Reali el cortile delle carrozze, el cortile del belvedere y giardini pensili). Los jardines, ofrecen una espectacular vista del Golfo de Nápoles y del Vesubio.

Horarios y precios

El horario de apertura es todos los días de 09:00 a 20:00 excepto los miércoles que permanece cerrado.

El coste del billete normal es de 6 € y puedes reservar tu entrada con antelación. La reserva online tiene un cargo extra de 2 €. Por este motivo, si no vas en época de mucha afluencia de turistas, puedes comprar las entradas directamente allí.

Vistas al mar Tirreno; Ver el Golfo de Nápoles y el Vesubio

Si quieres alucinar con una de las vistas más hermosas al Golfo de Nápoles y por tanto al mar Tirreno, debes de seguir la via Cesario Console. En esta bajada, que conecta la plaza de Plebiscito con el paseo marítimo de Nápoles, podrás admirar una vista que permanecerá en tu recuerdo para siempre. Si tienes la misma suerte que nosotros y hace un buen día, desde allí es fácil divisar el Vesubio en todo su esplendor.

Lungomare Caracciolo

Este paseo marítimo presume de ser uno de los más bellos del mundo. Así que no puede faltar para ver en tu ruta por Nápoles. Pasear por aquí significa admirar la mayor parte de lugares que caracterizan la ciudad: El Vesubio, la isla de Capri, el Castillo del Ovo y los característicos pinos de Nápoles, esos árboles tan particulares que rodean la ciudad.

Paseo marítimo de Nápoles
Fuente: Flickr Autor: Nunzio Pascale

El recorrido de unos 3 kilómetros a orillas de la costa, parte de Santa Lucia, en via Nazario Sauro y finaliza en Mergellina, en via Caracciolo. Por supuesto, este trayecto es uno de los lugares más frecuentados por napolitanos y turistas que disfrutan de las encantadoras vistas en cualquier época del año. El paseo marítimo comprende cuatro calles principales:

  • Via Nazario Sauro: Atraviesa los hoteles más lujosos de la ciudad, junto con algunos restaurantes famosos. Inicia en el puerto y llega hasta el famoso Castel dell’Ovo.
  • Via Partenope: Continuando desde el castillo, en esta calle encontrarás los restaurantes más célebres y de renombre.
  • Via Caracciolo: La calle sucesora de via Partenope es la más larga de todas. En la parte interna, atravesando la carretera hay un bonito parque, pero nosotros te recomendamos realizar el paseo por la costa.
  • Via Mergellina: Paralela a la via Caracciolo se extiende más allá del Puerto de Mergellina. Uno de los puntos más hermosos del camino, gracias a las barcas atracadas y las numerosas redes de pescadores, que aportan al paisaje una mezcla de colores y texturas preciosa.

Castel dell’Ovo

Este hermoso castillo, que nació a partir de unas ruinas en el siglo XII, se encuentra en el islote de Megaride. Sabemos de buena mano que es uno de los lugares más característicos y amados de la ciudad. Está conectado con la tierra firme a través de un puente que da al precioso paseo marítimo que hemos explicado anteriormente.

La leyenda del castillo

El peculiar nombre del castillo nace a raíz de una leyenda. Se cuenta que durante la época medieval, Virgilio, un poeta y mago, creó un artificio constituido de un huevo dentro de una jarra de cristal. El mago guardó el artificio dentro de una jaula de hierro, y a su vez, la colgó del techo de la parte subterránea de la fortaleza. Desde entonces se dice que la estabilidad del islote, del castillo y por consiguiente de toda la ciudad, dependen de este artilugio.

El 26 de julio de 1370, una fuerte tormenta sacudió la fortaleza, destruyendo parte de las murallas. Aprovechando la situación, uno de los prisioneros que había en el castillo escapó, llevándose con él la jaula y rompiendo el huevo. El castillo comenzó a derrumbarse, y con él, el Monte Echia, que se encuentra delante del islote.

Para solucionar el desastre, tuvo que intervenir la Reina Giovanna, que ordenó sustituir el huevo de Virgilio con otro nuevo, para asegurarse de este modo la prosperidad del islote y de toda la ciudad de Nápoles. Para los napolitanos, los hechos prueban la leyenda y por tanto, están muy unidos al castillo.

Seguro que esta historia te ha resultado tan curiosa como a nosotros ¿verdad? ¡No olvides incluirlo en tu ruta! Es un imprescindible qué ver en Nápoles.

Puedes visitar la fortaleza de lunes a sábado de 09:00 a 19:30 (en invierno hasta las 18:30). Los domingos y festivos abre de 09:00 a 14:00 horas. La entrada es gratuita.

Qué ver en Nápoles: Castillo del Huevo
Castel dell’Ovo

Parque Virgiliano

Una de las tantas bellezas que posee la ciudad es el Parco Virgiliano. Se encuentra en la punta de la colina de Posillipo y se asoma al golfo de Nápoles.

Inmerso en la naturaleza, es un lugar donde pasear y gozar del momento. Encontrarás numeros tipos de plantas y árboles, pero también áreas de juegos, kioscos, bares… Es ideal para ir con niños, para descansar del caos de la ciudad y de las altas temperaturas en épocas de más calor.

La vistas desde las terrazas del parque son para quedarte boquiabierto y más aún al atardecer. Desde aquí podrás divisar el islote de Nisida, antigua cárcel de la ciudad. Pero sobre todo, en días despejados, podrás ver también algunas islas famosas como Capri, Ischia o Procida. Sin duda, ¡Un espectáculo que no puedes perderte!

El parque abre desde las 07:00 de la mañana y cierra entre las 21:00 y la 01:00, dependiendo la época del año. Para llegar hasta aquí, puedes hacerlo cogiendo el autobús C31 de Vomero y Posillipo, bajando en la parada «Manzoni – Parco Virgiliano«. También la línea 140 desde «Piazza Vittoria» y «Mergellina«. Debes bajarte en la parada «Discesa Coroglio – Istituto Denza» y desde ahí subir por la cuesta adoquinada llamada «Discesa Gaiola«, no tiene pérdida.

Consejo: ¡Ve a la hora del atardecer, con una cerveza en mano y simplemente disfruta con estas impresionantes vistas!

Nápoles subterránea: Un lugar imprescindible qué ver

Se trata de una parte realmente importante de la ciudad partenopea, caracterizada por calles, callejones y túneles subterráneos escondidos. Se extiende por todo el centro y además de por su historia, sorprende el laberinto de calles que se intercalan por kilómetros bajo las carretera y edificios de la actual ciudad. Los orígenes de esta ciudad se remontan a la antigua Grecia.

Historia

Las galerías subyacentes a la Nápoles que todos conocemos, datan de la época de los romanos y durante el paso del tiempo, se usaron de diferentes modos. Se han utilizado como cantera para la extracción de toba, un tipo de piedra, que servía como material de construcción y posteriormente sirvió incluso como acueducto. Durante la Segunda Guerra Mundial fue modificado para refugiar y proteger a la población en su interior, cuando la ciudad era bombardeada.

Después de la guerra, la ciudad quedó completamente destruida, reducida a toba, la piedra que se había extraído del subsuelo. De esta forma, se recomenzó a devolver la toba al lugar de donde vino, es decir, la parte subterránea de la ciudad. A raíz de esto, se inició a utilizar como vertedero y con la basura, la historia de Nápoles quedó sepultada. Gracias a algunos voluntarios que decidieron limpiar la zona, hoy en día se puede visitar este lugar único y con tanta historia.

Recuerda que es otra de las visitas que ver en Nápoles y que no pueden faltar en tu viaje. Pero no sólo eso, sino que es una experiencia única y un retroceso de siglos. Lo que te espera durante la visita son pozos, cisternas, cavidades, restos de la vida cotidiana durante el periodo de la guerra, enormes fragmentos de estatuas e incluso antiguos vehículos de los años ‘50, ‘60 y ‘70.

Precios y horarios

Para acceder a la Nápoles Subterránea, debes entrar desde la Piazza San Gaetano que se encuentra en via dei Tribunali. El recorrido se realiza con una guía autorizada en italiano o inglés. Si deseas realizar la visita en español, debes reservar con antelación. Para ello, puedes escribir un email a: info@napolisotterranea.org.

El horario de las visitas en inglés es de 10:00 a 18:00 cada dos horas. En cambio en lengua italiana es cada hora. El recorrido dura 2 horas aproximadamente. El coste del billete es de 9 €.

Castel Nuovo o Maschio Angioino

Otro edificio emblemático que ver en Nápoles es el Castillo Nuevo, sede del museo cívico. Fue construido por orden de Carlos de Anjou (Carlo I d’Angiò) en el año 1266, cuando decidió mover la capital del Reino de Sicilia de Palermo a Nápoles. Se ubica en la Piazza del Municipio, una de las plazas con más vida de la ciudad (que también debes dedicar unos minutitos). Como habrás imaginado la situación del castillo era estratégica, ideado para proteger la ciudad de posibles ataques.

Esta imponente y robusta ciudadela medieval posee cinco grandes torres cilíndricas que llamarán enseguida tu atención. También lo hará el grandioso arco de triunfo de la puerta de acceso, que aunque no entres al castillo, te recomendamos te acerques para verlo más en detalle.

Durante nuestra visita a la ciudad no entramos, ya que leímos tanto en blogs de Italia como de España que no merecía mucho la pena. Si te puede la curiosidad o te sobra tiempo y quieres entrar, el horario de acceso del museo es de lunes a sábado de 08:30 a 19:00. El coste de la entrada es de 6 €.

Castel Nuovo de Nápoles
Castel Nuovo

Via San Gregorio Armeno

La pintoresca via San Gregorio Armeno es una de las calles más particulares y con más vida de la ciudad. Se la conoce porque alberga la mayor parte de tiendas de artesanía, principalmente negocios de Navidad. Lo más curioso, es que independientemente de la época del año que realices tu visita la ciudad, las tiendas de esta calle permanecen siempre abiertas, vendiendo decoración navideña durante todo el año.

Durante el estrecho paseo, verás como los artesanos exponen sus obras de arte. Pero no sólo encontrarás piezas únicas para el pesebre y decoración navideña, sino otras preciosos trabajos. Nosotros nos llevamos una de las piezas como souvenir, una pandereta pintada a mano con la panorámica de Nápoles. Sin duda es un recuerdo muy especial y un objeto muy original.

Por último, es posible que veas repetirse una figura, la pulcinella (pulchinella pronunciado en español). Se trata de un personaje típico de las obras de comedia del año 1600. Nació en Nápoles y se ha convertido en una figura típica de la ciudad.

Calle de San Gregorio Armeno
Via San Gregorio Armeno

Iglesias que ver en Nápoles

A Nápoles se le define como la ciudad de las 500 cúpulas. Ésto se debe a que Parténope (Nápoles) posee aproximadamente la friolera cifra de 500 iglesias. Por ello, hemos decidido mostrarte las más hermosas que ver durante tu visita a Nápoles. Ten en cuenta que además de la catedral y la basílica de San Francesco di Paola, situada en la Plaza Plebiscito, éstas también son visitas obligadas:

Iglesia del Gesù Nuovo

Una de las iglesias más particulares que hemos visto nunca. Se trata además de una de las más grandes e importantes de Nápoles. La peculiar fachada está recubierta de piedras geométricas en forma de punta de diamante. Si te fijas bien en ellas, verás que poseen varias incisiones con formas particulares y repetidas. Pues bien, hasta el 2010 fue un misterio alquímico renacentista. ¿Y si te digo que en realidad se trata de música? Increíble pero cierto, en las piedras se grabó una partitura, una canción de unos 45 minutos.

Por si no te hemos convencido aún de que tienes que visitar esta iglesia, su interior es una de las obras mejor valoradas del barroco napolitano. Hemos decidido no mostrarte una foto del lugar para que te quedes boquiabierto como nosotros. Pero te adelantamos que la decoración en mármol y los numerosos frescos y obras que albergan son brutales.

Permanece abierta de 07:00 a 13:00 y de 16:00 a 20:00. La entrada es totalmente gratuita.

Por último, te recomendamos también que le dediques algunos minutos a la plaza de Gesù Nuovo. Otro lugar auténtico de la ciudad.

Iglesia Gesù Nuovo
Fachada de la Iglesia Gesù Nuovo

Iglesia del Gesù Vecchio

A unos 10 minutos a pie de la iglesia del Gesù Nuovo (Jesús Nuevo). Se trata de un templo del siglo XVII con una hermosa fachada y un interior de estilo barroco. En ella también destacan los frescos y diversas texturas y colores en su decoración. Si te sobra tiempo, te recomendamos visitarla también. Aunque su interior guarda muchos parecidos a la anterior, no deja de ser un santuario realmente hermoso.

Iglesia della Certosa di San Martino

La cartuja de San Martino está situada en el barrio de Vomero. Se encuentra en la cima de una colina, por lo que además de ver una de las iglesias más bonitas de Nápoles, puedes disfrutar de una increíble panorámica de la ciudad. Cómo podrás imaginar es uno de los lugares preferidos de los napolitanos. La cartuja posee además el Museo Nazionale Italiano pero nosotros queremos hablarte de su impresionante iglesia.

El templo de la cartuja es de estilo barroco y en su interior encontrarás decoraciones en mármol, frescos pintados a mano, piedras preciosas, metales como bronce y oro entre muchos otros. Gracias a la mezcla de materiales, el resultado es realmente hermoso, y si no, juzga por ti mismo.

Puedes visitar todo el complejo de lunes a domingo excepto los miércoles que es el dia de cierre, en horario de 08:30 a 19:30.

Iglesia de la cartuja de San Martino
Iglesia della Certosa di San Martino
Fuente: Flickr Autor: Filippo Bianch
i

Iglesia dei Girolamini o de San Filippo Neri

La iglesia dei Girolamini o de San Filippo Neri pertenece a un prestigioso complejo. La iglesia, también de estilo barroco te sorprenderá por la riqueza de las decoraciones tanto en suelos, muros y techos. Si decides visitar esta maravilla, ten en cuenta que podrás conocer los claustros, la pinacoteca y la fascinante biblioteca.

El coste de la entrada es de 5 € y puedes entrar de lunes a viernes (excepto los miércoles) de 08:30 a 19:00 horas. Los fines de semana de 08:30 a 14:00.

Iglesia de San Domenico Maggiore

La chiesa San Domenico Maggiore: Aunque quizás no esté en todas las listas que encontrarás de la ciudad, te aseguramos que es un must que ver en Nápoles, así que si tienes tiempo suficiente, no olvides incluirlo en tu ruta. Destaca por la belleza de su interior, con sus columnas y arcos, y las decoraciones en oro y tonos fríos como colores predominantes. Una iglesia atípica pero realmente muy hermosa. La entrada es gratuita y permanece abierta de lunes a sábado de 10:00 a 19:00 horas.

Iglesia San Domenico Maggiore
Iglesia de San Domenico Maggiore – Fuente: Flickr Autor: Raffer

Palazzo dello Spagnolo

El «Palacio monumental del Español» se edificó en el siglo XVII y es uno de los más peculiares de Parténope. Toma su nombre de Don Tommaso Atienza, la persona que adquirió el edificio, al cual le llamaban «El español». No es algo extraño, ya que como sabrás, (y sino te lo contamos nosotros) Nápoles fue conquistado en siglo XIV por la Alfonso V, rey de Aragón por lo que hasta el siglo XVII la ciudad estuvo directamente vinculada con España.

La arquitectura de esta edificación es muy peculiar. Se caracteriza por una escalera interna, llamada «Alas de halcón». Destaca también su interior y exterior, rico de decoraciones en estuco barroco-rococó. Por último, terminando la hermosa obra, sus puertas, coronadas por hermosos medallones. Todo ello en tonos crema y verde.

Si tienes tiempo suficiente en la ciudad, se encuentra a unos 8 minutos del Duomo y merece la pena pasar a verlo. Te dejamos una imagen para que puedas ver a lo que nos referimos.

Palacio del Español – Fuente: Flickr Autor: Photopoésie

Castel Sant’Elmo

Dominando la ciudad desde la colina de Vomero, se encuentra el Castillo de Sant’Elmo, dónde se obtiene a vista de pájaro una imagen de postal.

Esta fortaleza medieval se erigió en el siglo XIII con la idea de ser una torre de observación. Desde el siglo XVI y hasta bien entrado el siglo XIX la ciudadela fue una cárcel. Ya a finales del siglo XIX, la estructura se convirtió en un lugar de interés cultural. Hoy en día, alberga el museo «Novecento» que recoge obras realizadas por artistas napolitanos.

Nosotros nos reiteramos y te recomendamos visitar el lugar sobre todo por que puedes ver las mejores vistas de Nápoles.

Petraio

El trekking urbano que cada vez se pone más de moda entre habitantes y turistas de la ciudad. Se trata de un recorrido de escaleras, en concreto 503 escaleras que conectan la colina de Vomero con el barrio Chiaia. Si no quieres sudar la gota gorda, te recomendamos hacer el trayecto en bajada. En la ruta encontrareis varias imágenes de postal y varios edificios de estilo «liberty».

Si en algún momento te cansas puedes dirigirte a la funicular, ya que en la zona se encuentran algunas de las estaciones de este medio.

El petraio de Nápoles
Vistas desde el petraio – Fuente: Flickr Autor: Alessandro Fiorito

Museo Archeologico Nazionale

El más importante del mundo en cuanto a las obras de época romana, además de ser el lugar más rico de obras arqueológicas en lo que al patrimonio de Italia se refiere. Se halla sobre la antigua necrópolis griega y se divide en tres secciones principales. Colección Farnese, la de Pompeya y la Egipcia. Además de esto, tienen espacios dedicados a otros temas importantes.

Si eres amante de la arqueología, la historia y la cultura y además quieres entender más sobre Herculano y Pompeya, no puedes saltarte este importantísimo museo. Nosotros no realizamos la visita al museo, pero sabemos de buena mano de su importancia.

El museo abre todos los días excepto los martes en horario; de 09:00 a 19:30. El coste de la entrada es de 18 €, en cambio el ticket reducido es de 2 € para jóvenes ciudadanos de la UE de entre 18 y 25 años. Los menores de 18 no pagan.

Catacumbas de San Gennaro

Otro de los lugares más peculiares que ver en Nápoles son las Catacumbas de San Gennaro. Se trata de un antiquísimo área de tumbas subterráneas que datan del siglo II. En su interior además es posible ver un retrato muy conocido de San Gennaro, que pertenece al siglo V.

El ingreso se sitúa cerca de la iglesia Chiesa dell’Incoronata a Capodimonte, en Via Capodimonte. Puedes realizar la visita de lunes a sábado de 10:00 a 17:00 horas, los domingos hasta las 14:00. Cada hora se realizan visitas guiadas. El ticket de acceso cuesta 8 €.

Creemos que es un lugar único, que pocas ciudades del mundo poseen y por tanto, hay que aprovechar la oportunidad de visitar este increíble lugar.

Catacumbas de San Gennaro
Catacumbas de San Gennaro – Fuente: Flickr Autor: Together4europe2012

Mapa de lugares que ver en Nápoles

Conclusión

¡Madre mia! Si has llegado hasta aquí has descubierto los lugares más importantes que ver en Nápoles. Te habrás dado cuenta de que no son pocos ¿no? Espero que también hayas podido captar a través de nuestras descripciones e impresiones la increíble esencia y autenticidad de Nápoles. Como ves, ¡es una ciudad que nos ha enamorado!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.ACEPTAR

Aviso de cookies